¿Pastillas para bajar de peso?

pastillas

¿Quién no ha visto en la tele, en espectaculares, en el súper, en volantes, en internet,  información respecto a pastillas maravilla que te hacen bajar de peso sin esfuerzo, sin ejercicio, sin dieta? Hay quema grasa, “quita hambre”, naturistas, con compuestos químicos saludables, laxantes, etc.  ¿Pero sabes si realmente son eficaces todas estas pastillas? Y más importante aún ¿sabes si no son dañinas para tu salud?

Hay diferentes tipos de pastillas:

Laxantes: Estas son principalmente utilizadas para evitar el estreñimiento, cuando son naturales como ciruelas pasas, frutas con cáscara, verduras y cereales integrales ayudan a regular el tránsito gastrointestinal  y  a que la absorción de grasa sea menor. Pero cuando son químicas, elaboradas en un laboratorio, pueden causar dependencia y entre mas sea su uso mayores cantidades se necesitaran provocando un intestino perezoso. Como efectos secundarios están la deshidratación, malabsorción de vitaminas A,D,E,K, dolor abdominal, diarrea, náusea y vómito.  El efecto de estos es la reducción de peso por eliminación de agua y no de grasa, por lo que recuperar esos kilos es muy fácil. 

Disminuyen absorción de grasas: Estas inhiben la absorción de grasas en el intestino delgado, por lo que la grasa se excreta. Últimamente han estando a la venta más productos de este tipo que dicen ser naturales, no olvides que a pesar de que sea así, la mayoría de los medicamentos provienen de productos naturales, como la penicilina, por lo que si pueden ser efectivos pero también nocivos para tu salud. El único medicamento aprobado es el Orlistat que bajo supervisión médica es efectivo sin embargo es para personas con obesidad mórbida o para personas que necesitan de una intervención quirúrgica por lo que solo se vende con receta médica.  No son recomendables debido a que se pueden presentar efectos gastrointestinales, como el que no se pueda controlar el esfínter y puedas tener un accidente, desde una flatulencia escandalosa hasta pasar la peor vergüenza de tu vida, además irritarás tú intestino y más importante aún puedes generar hígado graso.

 Disminución de hambre: Anteriormente era recomendada la sibutramina ya que tiene efecto inhibidor de apetito sin embargo en países europeos, E.U.A, y Canadá  está prohibida su venta y no es por los efectos secundarios que provoca como insomnio, irritabilidad y palpitaciones si no porque se ha visto relacionada con eventos cardiovasculares tales como embolias . En México se sigue vendiendo con receta médica a pesar de que la COFEPRIS recomendó que no fuera consumida por personas que padecieran enfermedades del corazón, o que hayan tenido una trombosis o derrame cerebral, presión alta, tos y retención de líquidos. Sin embargo se han visto sus efectos negativos en personas sanas y jóvenes.  Te puedo recomendar que consumas alimentos ricos en fibra ya que estos producen mayor sensación de saciedad.

Aumento de gasto energético: Estas pastillas dicen acelerar tu metabolismo para que así quemes más calorías sin embargo es totalmente falso y si llegara a  ser cierto es porque son hechas de químicos o productos naturales precursores de anfetaminas o efedrina que a pesar de provenir de una planta son sustancias adictivas que pueden causar esquizofrenia, alucinaciones, irritabilidad y convulsiones.  Hay otras pastillas “naturales” que al acelerar el metabolismo dañan la tiroides y a largo plazo puedes enfermarte de hipo o hipertiroidismo lo cual ya no es reversible.

 

Algunas recomendaciones sobre la compra y consumo de estos productos son:

-          Recuerda que no todo lo natural es sano y efectivo.

-          Investiga el compuesto activo  o la planta del producto, en internet, con tu doctor o nutriólogo.

-          El consumo de suplementos y complementos por tiempo prolongado puede ser contraproducente tanto para tu riñón, tu hígado, tu intestino, así como para tu bolsillo, pero sobre todo para tu salud.

-          No creas todo lo que ves en la tele, acuérdate que el objetivo de la mercadotecnia es venderte un producto o un servicio y desafortunadamente no tenemos normatividad que regule que es verídico y que no.

 

En conclusión no hay nada mejor que tener una dieta balanceada y realizar ejercicio. ¡Ánimo no es tan difícil como tú crees!